Noticias

¿Verduras contra el cáncer?

Las dietas ricas en frutas y verduras no protegen contra el cáncer de mamas, como se creía, dice un estudio del Journal de la American Medical Association. Este estudio, el más grande hasta la fecha, comenzó en 1992 con más de 500.000 mujeres europeas.

Aún así, existen suficientes razones para consumir bastantes frutas y verduras, según los investigadores, porque mantienen el corazón sano y ayudan a bajar de peso.

Un segundo estudio demostró que comer vacuno, cerdo, cordero y carnes procesadas como cecinas y tocino mas de una vez al día durante varios años, eleva en un 50% el riesgo de cáncer en la parte baja del colon y en el recto.

(NY Times)

A comer piñas!

QUEENSLAND.- Un estudio elaborado por el Instituto de Investigaciones Médicas de Queensland en Australia reveló que dos moléculas aisladas de un extracto de células de piña, podrían brindar una nueva ayuda en la lucha contra el cáncer.

Una de las moléculas, llamada CCS, bloquearía la proteína RAS que se encuentra en 30 por ciento de todos los tipos de cáncer. La otra, denominada CCZ, estimula al sistema inmunológico humano a identificar a las células cancerígenas y luego matarlas.

De acuerdo a lo que encontraron los científicos, el extracto de piña, llamado bromelain, es una rica fuente de enzimas que suele utilizarse para ablandar carnes, aclarar el color de las cervezas y colorear cueros.

Sin embargo, el equipo de investigadores descubrió que la enzima también tiene propiedades farmacológicas y que podría activar unas células inmunológicas en específico, así como bloquear la función de otras, según informó BBCMundo.com.

Papas de colores
Cecilia Yáñez
La Nación

La azul es parrillera y la roja es para la cacerola. En la Décima Región las papas están cambiando. La cáscara y la pulpa de los tubérculos están tomando color y muchas de ellas ya están viajando a Estados Unidos y Canadá, seducidos por el sabor y beneficios de salud de estas particulares papas.

Sólo en Latinoamérica se cuentan más de 4.000 variedades de papas, 400 de las cuales crecen en forma silvestre bajo la tierra con distintos tonos y formas. Hace diez años un agrónomo de la Décima Región reparó en este potencial y comenzó la recolección de estas especies para conseguir papas más saludables... y de colores .

No se trata de rescatar cualquier papa silvestre y comenzar a multiplicarla y venderla, explica Boris Contreras, gerente de la empresa Papas Arcoiris. “Nosotros desarrollamos una variedad y en ese proceso demoramos alrededor de 10 años”, señala.

La idea era aprovechar un recurso nativo y adicionarle la característica del color. “Quisimos mejorar nuestras papas y entregarles un pigmento porque gracias a las investigaciones nos dimos cuenta que esos pigmentos naturales tienen tantas capacidades antioxidantes como el vino tinto”, explica.

Lo primero que hicieron fue recolectar el material silvestre que encontraron para luego analizar la tendencia o variedad que de ellos se puede obtener. Por ejemplo, para llegar a una papa de carne roja que tuviera una buena capacidad de fritura, se busca una con esa característica, se recolecta el polen de su flor y se poliniza otra flor de papa. “Mientras más fecundaciones haga, más posibilidades que en mi
descendencia pueda tener algo de lo que espero. Se poliniza de forma dirigida, pero natural, no hay productos transgénicos involucrados”, asegura Contreras.

La empresa actualmente cultiva 10 hectáreas anuales, produciendo unas 300 toneladas de estas variedades al año, principalmente para su exportación a Estados Unidos y Canadá, aunque en Chile también se distribuyen en supermercados y restaurantes.

Actualmente se cultivan siete variedades distintas que pueden ser preparadas a la parrilla o en horno por su forma aplanada; papas más largas para ser utilizadas en ensaladas y papas en formato baby. Todas con pulpa de color o tradicional.

“Tenemos dos de formato alargado, otra parrillera de cáscara azul y carne blanca, otras de piel roja, amarilla y azul con carne azul, y las de formato pequeño, más fácil de cocer”, explica Contreras.

En Chile, se venden en algunos supermercados de las cadenas Jumbo y Líder de la capital y también están presentes en los menús de restaurantes.

A Canadá ya se han exportado cinco variedades, las que pasan por un período de cuarentena inicial para analizar su adaptabilidad a las condiciones climáticas. También, se está explorando su introducción en Brasil.

Por una tendencia que se está dando en los países del norte, por la que se está prefiriendo la comida casera pero que no implique mucha complicación ni tiempo de preparación, ha crecido el consumo del formato baby.

De hecho, la empresa canadiense Little Potato Co, socia comercial de Papas Arcoiris Ltda., que compró la licencia para usar las semillas, aumentó su producción de 40 a 8.000 toneladas anuales, en 6 años, lo que la ha obligado a buscar nuevas y mejores variedades.

Desde el punto de vista de la salud y la nutrición, estas papas poseen cantidades significativas de flavonoides antioxidantes y otorgan al organismo humano una alta resistencia a problemas patológicos.

En la generación de estas nuevas variedades de papas se utiliza un recurso genético único en el mundo: el germoplasma chileno de papas. En forma natural, éste se encuentra en papas de formas y colores poco comunes y es precisamente el que le da las características especiales a estas papas. A más pigmentos, más antioxidantes.

El germoplasma chileno se refiere a la variabilidad genética de las papas nacionales. En el país se han encontrado 400 accesiones, es decir, 400 tipos distintos de papas silvestre. De ellas, la empresa está trabajando en la multiplicación de 300 variedades.

Además, por sus formas y colores permiten presentaciones atractivas, otro recurso que ya está siendo aprovechado por la gastronomía de alto nivel.

 

Veganos flacos, pero sanos
Reuters (Washington)
Las personas que siguen una dieta vegetariana estricta y cruda, son mas delgadas, pero poseen huesos sorprendentemente robustos, según estudios.
A pesar de que los nutricionistas y la industria alimenticia han advertido al público que una dieta sin productos lácteos puede producir osteoporosis, los investigadores de la Washington University School of Medicine, han encontrado los resultados opuestos!
La razón parece ser la “baja cantidad de calorías y proteínas al consumir al consumir solamente derivados de plantas que no han sido cocidas, procesadas o modificadas de su estado natural”. Esto hace que los veganos tengan un bajo Indice de Masa Corporal (IMC), así como un bajo porcentaje de grasa en el cuerpo.
Una de la interrogantes era que sucedía con la vitamina D, esperando encontrar niveles bajísimos de ella, al no haber consumo de lácteos, a los cuales incluso se les adiciona vitamina D. Pero esta fue la segunda sorpresa en el estudio, de hecho las personas que participaron en el mismo, presentaron “niveles más altos” que el promedio de la población. De acuerdo a los científicos, la razón es “que estas personas saben que exponerse a la luz solar metaboliza esta vitamina en el cuerpo y concentra su producción”.
Para terminar y de yapa…Los veganos tienen bajísimos niveles de proteína C-reactiva, una molécula anti-inflamatoriaque está siendo asociada al riesgo de enfernmedades cardíacas, diabetes y otras dolencias crónicas.
A comer mas frutas y verduras crudas!!!

 

Aperitivos

Sopas

Ensaladas

Platos de fondo

Postres